jueves, 6 de noviembre de 2014

domingo, 10 de noviembre de 2013

jueves, 27 de diciembre de 2012

Tipo Metalizado

que original para ponerle nombres a los dibujos... esta aerografiado sobre papel... es una foto por eso no tiene tanta calidad...

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Calavera Aerografiada

Ahora que estoy a full con la aerografia, deje de lado el lapiz y hace mucho que no dibujo nada, asi que voy a ir subiendo laburos que hago en el curso de Aerografia... Esta calavera esta pintada sobre tela...

lunes, 15 de octubre de 2012

martes, 11 de septiembre de 2012

Jim Morrison

El ultimo retrato que hice de Jim (hasta ahora) se lo regalé al Seba... click para ampliar

miércoles, 6 de junio de 2012

Ndebele Woman


Le saque una foto porque no funciona el escáner.. por eso no se ve tan definido, igual se entiende... 

lunes, 28 de mayo de 2012

Virgen

Primer dibujo que hice este año.. ando medio vago para dibujar.. click para verlo mas grande

sábado, 26 de mayo de 2012

Bruja


Dibujo que copie de otro que vi por internet... pero le puse mi onda, click para ampliarlo!

lunes, 7 de mayo de 2012

miércoles, 28 de marzo de 2012

domingo, 22 de enero de 2012

Lobo


"LOBO" dibujo viejito para el arte del disco "clandestinos de siempre" de jinete lendrix (click para ampliar)

lunes, 19 de diciembre de 2011

jueves, 6 de octubre de 2011

Mamarracho III


Tercer mamarracho de la serie, no se cuantos van a ser, creo que muchos porque es muy liberador dibujar con la birome asi... click para ampliar

lunes, 3 de octubre de 2011

Mamarracho II


segundo mamarracho de la serie... como ya puse en el primero, la onda es verlo en vivo.. de cerca es un mamarracho con lineas de birome y rayones pero de lejos se ve el guasón... click para ampliar

lunes, 26 de septiembre de 2011

Señor Oficial


Señor oficial, otro dibujo para el disco de la melomana... tiene un monton de boludeces escondidas.. que en la compu no se aprecian tanto pero en el dibujo se ven!
click para ampliar

domingo, 28 de agosto de 2011

martes, 16 de agosto de 2011

A un costado


basado en un tema de la melo... la letra:

A un costado
Estas desesperado, tirado a un costado
todo te hace falta de más.
La luna no espía,
la lluvia te esquiva
y todo eso te hace pensar.
Hundís tu cara en el espejo
Duros van los secretos
(casi sin poder hablar)
¿Quién dobla la esquina?
¿Quién apasigua tu vida?
¿Quíen podra hacerte olvidar?
Tirado a un costado,
nadie esta a tu lado
solo toca el sol y brillá.
A veces vas ido,
pensando en lo que ha sido
amor destino y realidad.
¿Quién rompe tu silencio?
el ego mata lento
¿Quién podra hacerte olvidar?

domingo, 24 de julio de 2011

Mamarracho I

1er Mamarracho de una serie que tengo pensado hacer, muy liberador dibujar de esta manera con birome! click para ampliarlo

lunes, 11 de julio de 2011

Atrapado



Dibujo que hice en birome, lo deje en el asiento del bondi 365 y atras le escribi, si encontraste este dibujo es tuyo, te lo regalo. asi que anda a saber quien lo encontro, si lo rompio, lo tiro o lo tiene colgado o guardado, nunca sabre!!
click para ampliarlo!

martes, 7 de junio de 2011

El Blues del Cruce

Aca dejo un dibujo que hice basado en un cuento de dos amigos, primero el cuento,
despues el dibujo y abajo de todo dejo el link en taringa de donde lo publicaron.
espero les guste:


El presente es un cuento armado entre dos pirulos de la literatura universal:
Iscariote y juanesloko. La idea se gestó en los tiempos de la comunidad
Colectivo Lleno, a raíz de lo que intentó ser un Cadaver Exquisito al
cual nos encargamos de desvirtuar en su momento. De esto hace ya como
1 año. El resultado de la maceración de metáforas e ilusiones que nos creamos
para intentar contar esta historia, es una masa amorfa y de un delicado olor
a putrefacción, que no pretende mucho más que demostrar que a pesar de
la distancia, sentimos lo mismo en todo momento (dixit A.Lerner).
Say no more,
he aquí el resultado. Espero sepan disculpar.



El Blues del Cruce

(Sublimación de una leyenda)

Se acercaba la medianoche más oscura del verano de 1930 a las afueras de
Clarksdale, un pueblo olvidado hasta por sus propios habitantes. La pegajosa
humedad de ese verano se hacía cada vez más insoportable y por las calles
deambulaba el vago. Una imitación de Gibson Kalamazoo al hombro, ojos distantes
y una sonrisa torcida, tal vez por el whisky, tal vez por el cáñamo, mueca e indiferencia
al fin.

El monótono camino rural que conducía al cruce de la 49 y la 61 veía sus pasos
desvanecerse uno tras otro, tal como preludió contemplativamente a tantos otros.
Caminaba despacio, rostro oculto por el sombrero, y el cruce donde los mediocres
acordes dejarían de sonar para siempre se acercaba a él.

Pocos minutos habían pasado del arribo al lugar convenido y aunque la
temperatura recalcara la inconveniencia del traje para el encuentro, el prestigio
de aquella entrevista requería la mayor de las solemnidades y el más distinguido
protocolo.

La Luna que asomaba desde los abismos, cual curiosa peregrina del espacio,
ni aún bailando entre estrellas se había acostumbrado a noches como ésta,
donde la oscuridad no era culpa de ella. La guitarra se convertía en perchero del
saco y el sombrero, y las mangas de la camisa dejaban de ser estoicas barreras
contra insectos.

Medianoche y las primeras notas sonaban en su vieja guitarra, otras más
las escoltaban: la técnica no sorprendía, tampoco el talento. Entonaba
algunos versos, pobres de alma, sedientos de luz. Volaba con el viento
aquella canción, y poco antes de los acordes finales encontraba oídos ávidos,
no de música ni talento, sino de pobres almas.

Un sensual porte ahora compartía su soledad de Mississipi y se amalgamaba
con la tenue brisa ribereña que acompañó su arribo. El dulce azufre que su
olfato relamía nada tenía que ver con aquellas repulsivas descripciones de
quienes osaron describir las cualidades infernales, más bien se parecía a
una fragancia de jazmín y rocío, de inocencia lista a ser arrebatada por
los más bajos instintos de la música animal.

Miradas de hombres negros se fundían en un escrutinio pacífico, el
nerviosismo ajeno a cualquiera de aquellos dos colosos. Uno presto a jugar todas
las fichas antes del flop, con las cartas que le tocaran, y otro con una pareja
de ases en la manga, cual campeón de las mesas más venenosas.

Las bordonas esperaban ansiosas danzar acompasadas y los futuros lamentos,
impacientes querían por fin apoderarse del alma que los mostrara tal como su
desgarradora naturaleza los definía. Los ojos del otro ya habían perdido
todo brillo, oscuros como la noche, como el futuro de su alma, observaban
todo desde algún lugar en el infinito.

La apuesta no podía esperar más a aquella mano, y sus mediocres composiciones
serían su triste montón de fichas. Sabía que podía perderlo todo, sabía su
bluff demasiado ambicioso. Pero, después de todo, y a pesar de que nunca
fue bueno en el juego, no mucho que perder tenía.

La jugada estaba hecha, y la guitarra en manos del aparecido, que ahora
dejaba ver su sonrisa, rota por el viento, amarilla de felicidad, casi lujuriosa
ante una nueva eternidad. Sin mediar palabra afinaba de nuevo las cuerdas,
único nexo con la realidad, a punto de volverse fuego, a punto de espantar.

El descenso helicoidal empezaba hacia otro mundo, un mundo de viento
cromático y vendaval áspero, música aterciopalada y melodía azul. La
mano negra lo guiaba por el agujero de conejo, donde cínifes verborrágicos
y caníbales sibaritas le convidaban éxtasis y egolatría. Una escala de La menor
era el tobogán espiral que desembocaba en el paraíso de vicio y delirio, aquel
que lo cobijaría por una perpetuidad.

En la caverna, ornamentada con zepelines vagabundos de color limón, se oía el
futuro de una revolución, una posteridad legada a conquistadores académicos,
un deleite de generaciones de paz, sexo, y protesta. La gloria hacía indeclinable
la oferta faustina, una miga a cambio de un incendio forestal.

Ahora cuatro delicadas manos danzaban al compás de antiquísimos ritos,
mientras las uñas de finesterre desgarraban la paz de su ser. Aquella
brisa que respiraba ahora se oscurecía de a poco, tiñendo de escarlata
la garganta, sangrando sagradas confesiones de su olvidada fe. La Luna
paría otro huérfano y su llanto volvía a alimentar el lamento de lobo que
era manada solo.

Abrazado a las sombras despertaba, no del sueño, sino de la realidad, sus
nuevos ojos acusaban más de mil años y alumbraban las huellas del
torbellino infernal. Su guitarra impoluta de polvo, ahora teñida de
impecable negro, ya nunca más oficiaría de poste para saco y sombrero,
sino de insospechable artefacto del aquelarre, inimaginable horror amigo
del diablo. Ya no necesitaba mirar al costado antes de cruzar la 49, porque
sabía que su suerte no estaría echada sin éxito ni excesos.

Seguía sin pensar las vías del tren, sin tratar de llegar a algún lado sino
intentando irse de todas partes, arribando silencioso a varios pueblos. Tocaba
en tristes bares, violentos reductos que eran imanes infalibles de perdidos
y borrachos, inexistentes y ladrones, fantasmas y prostitutas, o vagabundos
con alguna moneda para otro trago.

Noche tras noche y pueblo tras pueblo, no cansaban de hacer alarde su
talento superlativo con las cuerdas ni sus extraños e incomparables tonos de
falsete. De a poco se hacía un nombre, pero sólo eso le quedaba, su nombre.
La guitarra ya no era barata, ni el traje raído, pero todo lo demás era
efímero e inmediato, en el trato había cedido hasta su sombra.

Sus pasos de hombre ya no dejaban huella y así como aparecían, se desvanecían
en ciudades, pensiones o casas de hombres que dejaban a sus mujeres solas
mientras trabajaban. Pero los pasos de su leyenda dejaban profundas marcas,
no solo en el corazón de sus amantes, sino también en los melómanos oídos
que lo seguían.

Su reconocimiento en la escena musical sólo significaba que el whisky ya
no costara tanto, ya en que aquellos días ser negro y tocar Blues significaba
ser dos veces negro. Y con aquella noche del cruce de caminos lejana en el
tiempo, sólo 29 canciones en acetato se encargarían definitivamente de cerrar
el convenio de virtuosismo e inmortalidad.

Durante la tertulia final, tristes sonaban los últimos acordes de la noche
y el bourbon brotaba de cada rincón del bar. Los borrachos de siempre y
algún afortunado que pasaba por casualidad quedaban sorprendidos por
su actuación. El voluminoso dueño sonreía, quizás esta noche le pague
lo que le debe. Algunas muchachas lo miraban desde el primer piso, risueñas
y con falsa timidez, detrás de lo que queda del maquillaje, mientras de a poco
se sofocaban dentro de sus corsés.

Un cigarro apretado en sus dientes y una gentil estela de humo lo acompañaban
mientras guardaba su guitarra, los dedos flacos y largos que hace instantes
bailaban ágilmente entre los trastes ahora se mostraban un tanto cansados,
y recorrían tenebrosos el camino hacia su bolsillo, arrimando el próximo cigarro.

El antagonista gordo, bigotudo, de pelo sucio y pegado al cráneo, estiraba una
mano vacía, lo felicitaba e invitaba un trago zaguero. Mientras le servía el destilado
le prometía pagarle al día siguiente la deuda, aunque estaba seguro de que
saldaría todo esa misma noche. Asintió sabiendo que probablemente no le pagaría,
le invitaría otro trago, y que tanto halago se correspondía con la tibieza
doméstica de la hembra del orondo. Podía ver la rúbrica de su antiguo
contrato y un facón salirle limpiamente de las entrañas.

Sus largas falanges se estiraban en busca del último cigarro mientras se
incorporaba y dejaba el bar, no con rumbo al hotel, ahora partiría a direcciones
distintas, disfrutando de la noche y la soledad, vagabundo incurable de las
sombras. Las charlas con su oscuro compañero de ruta ahora serían entusiastas
y ausentes, legendarias y melancólicas.

Horas donde nadie anda por las mugrosas calles, sólo el viento que acompaña
la marcha, mientras la luna nostálgica se refugia del frío a doler a sus hijos
perdidos. A veces cruza algún desdibujado personaje de la noche, espejo de
cualquiera. Tal vez eligió mal su camino. Un último beso a la nicotina antes
de dejarla escapar por entre los dedos.

En el horizonte se dibuja un contorno oscuro, pero no se detiene, jamás lo hace,
y una mirada cómplice con los ojos de su virgilio basta. Solo como cuando llegó
al mundo, pero con un negro traje impermeable al polvo, consigue vislumbrar
el legado, el concepto de inmortalidad que versa que es mejor arder eternamente
en la memoria de la posteridad, que apagarse tibiamente en una corta vida sin herencia.


martes, 31 de mayo de 2011

Bondi


Este es el primero de una serie de dibujos que tengo pensado hacer del interior de los bondis, éste saque una foto con el celu y despues lo copie. click para ampliar el dibujo

sábado, 21 de mayo de 2011

domingo, 17 de abril de 2011

Aurea

Hace 6 o 7 años hice un dibujo que ya subi al blog, se llama "Dejame entrar en tu mundo" y siempre me parecio que le faltaba algo. para no retocarlo volvi a dibujarlo inspirado en un tema de tool que oscar subio una vez con la traduccion y me flasheo, y que despues gise me paso la foto modelando para que me sea mas facil hacerlo.
admito que ahora lo veo y le sigue faltando algo... quizas dentro de 6 o 7 años vuelva hacer una tercera versión... click sobre la imagen si quieren verlo mas grande!

viernes, 15 de abril de 2011

Tormenta

Tuve 2 etapas en que se me dió por escribir cuentos, una fue a los 18 años, y esos cuentos los tenia en un cuaderno que perdí, y la otra fue hace un par de años, este cuento es el primero de la segunda etapa, no es de los mejorcitos pero igual espero les guste...

Tormenta

Un bache lo despierta y mira sobresaltado alrededor mientras que un viejo parado a su lado con una boina graciosa le clava sus ojos pensando en que ya se baja.

"Me volví a dormir en el colectivo", pensó, el paisaje es conocido… quiere decir que no se pasó y que tendría que desilusionar la mirada del viejo.

Se acomoda apoyando la cabeza en el vidrio empañado y lee los graffitis del asiento frente a él. Uno de ellos le hace recordar una charla de desvelo con ella. “¿Qué estará haciendo en este momento? ¿También tendrá cosas que le recuerden a mí?” Siempre pensaba en eso.

Cambió la vista hacia la calle. Todo se ve gris, parece que había llovido y el asfalto reflejaba el brillo de los postes de luz… Dicen que la belleza esta en los ojos de quien mira, y hacia tiempo que veía al mundo gris y sin sentido, se sentía como un invitado no deseado que desde el momento que entra, todos están esperando que se vaya así continúan con sus asuntos.

Cierra los ojos nuevamente y dibuja con su mente el rostro sonriente que siempre quiso contemplar en persona y que el destino todavía no quiso que sucediera. Los abre y por la ventanilla parece ver algo distinto, algo de color que le llama la atención, se acomoda bien en el asiento y mira mejor pero no, todo seguía igual… gris y húmedo.

El colectivo dobla una cuadra después del cruce del tren y esa es señal de que debe pararse, nunca podía recordar la parada en la que tenia que bajar y siempre hacia sonar el timbre a último momento, desesperando a la gente detrás suyo que sí saben que deben bajar ahí.

Caminando con las manos en sus bolsillos y con el frío de la noche empujándolo, llega a destino. Como siempre los perros le ladran, él los ignora… Sube a su habitación y deja la mochila sobre la cama deshecha, prende la radio aunque nunca le preste atención… necesita darle un poco de vida a ese solitario lugar.

Tirado en la cama y mirando fijamente el reloj de pared, esperando que el segundero de una vuelta más. Su celular suena a todo volumen… Deja sonarlo un par de veces y se levanta a atenderlo, su cara cambió al leer el nombre en la pantalla del teléfono… cualquiera que lo conociera un poco sabría que esa sonrisa solo la hace cuando habla de ella o la recuerda de algún modo. Sin embargo, no atiende, hoy su humor era pésimo y no quería complicarle el día a nadie, ni siquiera a ella que siempre estuvo en todo momento.

Sus perros que estaban acostados en su cama, levantan la cabeza y salen corriendo hacia la puerta, medio minuto después suena el timbre. Era ella

Dejándola pasar le dice:

-Tengo un mal día-

Ella lo abraza y un suave calor recorre por su cuerpo… al sentir el olor de su pelo y escuchar su voz todo fue mas claro…

La tormenta había pasado… el arco iris esta saliendo

miércoles, 6 de abril de 2011

Tigre


Dibujo que le regale a mi viejo para un cumple hace unos años (click para ampliarlo)

lunes, 28 de marzo de 2011

Misolidio


Basado en un tema de una bandita de San Martin a la que le hice el arte del disco, el tema se llama Malmambo. ahora no me acuerdo toda la letra pero el coro decia:
"Ser creado para ser congelado, para ser ahorcado, sepultado y olvidado. No!! no va mas!!..."

jueves, 24 de marzo de 2011

Calles de Barcelona


Dibujo reee viejo! que en realidad es un ejercicio de perspectiva de cuando iba a dibujo, pero siempre me gustó como quedó. esta copiado de una foto claro! jeje . click para ampliarlo

viernes, 18 de marzo de 2011

Duendecito


Este es un dibujo con una historia turbia! lo hice para venderlo, se lo llevaron y no me lo quisieron pagar, pense que lo habia perdido para siempre. y despues de caso 5 meses por suerte lo recuperé! la primera y ultima vez que decido hacer un dibujo para vender... click para ampliarlo

domingo, 13 de marzo de 2011

martes, 8 de marzo de 2011

Sin Titulo


otro dibujo viejito... bocetado por mí y pintado por Melis, muy groso quedo. click para ampliarlo!

martes, 22 de febrero de 2011

viernes, 18 de febrero de 2011

Sin Título


nuevo dibujo.. no sabia que hacer y busque una foto de una mujer que me gusta y la dibuje medio boceto... click para ampliar

lunes, 14 de febrero de 2011

Violoncello


dibujo viejo, que no habia subido ni a mi web, este dibujo lo perdi, porque la idea era que yo lo bocete y una conocida lo pinte despues... se lo envie y con el tiempo no hablamos mas.. asi que quedo solo el boceto. terminado hubiera quedado muy copado.... click para ampliarlo

domingo, 6 de febrero de 2011

Alicia en el país de las pastillas


Se mete en el agujero singular, olvida el malestar y arriesga, sigue su conejo blanco, charlando con extraños sin poder hablar... a solas con sus pastillas, a solas con sus pastillas... aliciaaaa
Dibujo basado en un tema de la Melomana, que es probable que nunca vea la luz.. jeje click para ampliarlo

martes, 1 de febrero de 2011

Duende Amarillo


No se porque le puse Duende amarillo, solo porque lo dibuje sobre una hoja amarillo? que original jaja, click para ampliarlo!

martes, 25 de enero de 2011

Andres Calamaro


Otro dibujo que hice para regalar, al pedo porque creo que no valia la pena... ya no regalo mas dibujos... jaja en fin.. click para ampliarlo

miércoles, 19 de enero de 2011

Duendecito


una de las pocas cosas en color que hice, con el fondo un poco robado de mi ex profe de dibujo, dibujado con biromes de colores, hagan click en el dibujo para verlo mas grande!